jueves, 3 de febrero de 2011


Esperarte que, a que cruzes mi camino.
Escuchar tu voz valiente,
cuando te acercas estoy caliente.
Y mirar el reloj constantemente,
a morderme las uñas como una demente.
Y esperar, volver a verte,
disimulando a que estoy caliente.
Estoy caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario