jueves, 10 de febrero de 2011

Pondremos el mantel,


tu quédate a mi lado,
a comernos al amanecer lo que quieran las manos,
y de postre un sol maldito que termine de volverme loco,
que ya sabes que la luna a mí siempre me sabe a poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario