domingo, 10 de julio de 2011

Como si el tiempo sin ti, no fuera tiempo.

Entenderás que no se puede llamar tiempo a un puñado de microsegundos, segundos, minutos y horas enredados unos con los otros, sin orden. Deberían agruparse en una especie de Pirámide Temporal, pero no, el notiempo se cachondea de mi.
Ahora, al parecer, un minuto no se forma con sesenta segundos, sino con sesenta horas échandote de menos.
Imagínate, pues, lo pesado y lo difícil que se me hace estar sin ti.
Sé que te haces una idea, y me atrevería a decir que te pasa lo mismo...entonces...

¿Porque no vienes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario